Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $391.00 Recompra $341.00

El gusanito de oro en el anzuelo del yuan
Lunes, 9 Octubre 2017
Hugo Salinas Price
Documento sin titulo

Una vez más, reviso el plan chino relativo a su petróleo importado, que consiste en convencer a sus proveedores de petróleo que acepten yuan en pago del petróleo (y de esta forma, redirigir sus ventas para realizarlas fuera de la órbita del dólar americano) con un incentivo adicional, en caso de que los exportadores de petróleo no quisieran quedarse con activos en yuan: el incentivo consiste en ofrecerles cambiar los yuan que reciben los exportadores, por oro adquirido en los mercados mundiales – y no con oro de las reservas chinas.

Y una vez más, menciono que por primera vez en 46 años – desde ese día fatídico, el 15 de agosto de 1971, cuando el Presidente Nixon de EU dejó de redimir los dólares en poder de Bancos Centrales del resto del mundo, por oro a razón de una onza de oro por cada $35 dólares – el oro se menciona de nuevo como parte de transacciones comerciales que serán de suma importancia.

“Cada quien tiene su forma de matar pulgas” dice un dicho popular. Y hay otra forma de causar la caída de los EU, aparte del uso de bombas de hidrógeno o Pulso Nuclear Electro-Magnético.

Si los EU no hallan la forma de impedir que China lleve a cabo su plan de ofrecer “yuan a cambio de petróleo” junto con su plan de ofrecer “oro a cambio de yuan” con oro comprado en los mercados mundiales, el destino de los EU corre gran peligro.

Una vez que los exportadores acepten el trato, quedarán capturados en forma permanente. El precio del oro comenzará a subir, y subir, y subir, a medida que más y más ingresos petroleros en yuan, se comienzan a cambiar por oro. De tal forma que los ingresos en oro recibidos con anterioridad por los exportadores se volverán mucho más valiosos. No creo que el precio del petróleo en yuan vaya a subir. Los primeros vendedores de petróleo a China, a cambio de yuan que luego serán convertidos en oro, recibirán mucho oro por sus ventas. A medida que progrese el plan, los exportadores de petróleo recibirán, en forma progresiva, cantidades cada vez menores de oro a cambio de su petróleo.

A medida que el oro inicia una alza histórica, el dólar sufrirá una caída histórica en su aceptabilidad, porque un precio mayor del oro significa un dólar menos valioso: será necesario ofrecer cantidades cada vez mayores de dólares, para comprar oro.

Aquí planteo una pregunta: una vez que los exportadores de petróleo a China consiguen este trato tan atractivo ¿Qué pensarán los otros exportadores importantes de mercaderías a China? Pensemos en mineral de hierro, cobre, y todas las demás mercaderías que figuraron en la suma de $1.817 millones de millones de dólares de importaciones anuales de China.

Creo que será probable que los demás exportadores a China también querrán recibir un trato similar – vender sus mercaderías a China a cambio de oro – y no dólares. Entre más pronto decidan esto, más oro recibirán al comenzar este trato.

Puede ser que estemos a punto de ver una revolución monetaria mundial. Una revolución que terminará con la preeminencia del dólar americano, y con él, su imperio mundial. El dólar podrá, de pronto, volverse insignificante en términos de oro. Como potencia imperial, los EU se verán castrados.

Todos los países que retienen dólares como Reservas sentirán espanto al ver que el valor de sus Reservas se colapsa en términos de oro. Tardíamente, se lanzarán a adquirir más oro para sus Reservas, lo cual incrementará la corrida hacia el oro.

Lo que implica la medida china para el mundo es de colosal importancia. Quizá seremos testigos del retorno del patrón oro, pero no en la forma en que nos habíamos imaginado, sino simplemente como resultado de un giro espontáneo hacia el oro como medio de comercio internacional, iniciado por la medida china.

Casi todos nosotros, conscientes de las desastrosas consecuencias del abandono del oro como el dinero del mundo, causado por la decisión del Presidente Nixon de suspender la entrega de una onza de oro por cada $35 dólares presentados para su redención, hemos pensado que haría falta una conferencia de las Grandes Potencias para llegar a un arreglo que volviera a instalar mundialmente el patrón oro. ésta ha sido una esperanza inútil, y en años recientes se ha perdido toda esperanza de su posibilidad.

Más adelante, al contemplar los hechos que se habrán dado a partir del nuevo plan de China, quizá nos daremos cuenta de que un retorno al uso del oro como el dinero del mundo tenía que venir a consecuencia de una acción decisiva de parte de una sola entidad. En este caso, con la decisión china de ponerle un gusanito de oro, al anzuelo del yuan.