Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
ENGLISH ONLY SOLO EN ESPAÑOL

Moneda de Plata para México

Estabilidad y orgullo nacional

Precio Onza Libertad Fuente: Banco Azteca, Institución de Banca Múltiple.
Venta $497.00 Recompra $447.00

¿La dolarización o la plata? Un examen comparativo
martes, 16 de febrero de 1999
Hugo Salinas Price

I

Escuchamos voces que se expresan a favor de la dolarización de nuestra economía.

La dolarización podría tomar dos caminos, uno el de sustituir de plano, los billetes y monedas que utilizamos, por el billete verde de los E.U. Este es el camino que recientemente ha recibido el apoyo del presidente Menem de Argentina. El otro camino, es el de "Caja de Conversión" ("Currency Board"). El experto reconocido que favorece este camino para América Latina, es el Sr. Steve H. Hanke. Hanke aconsejó al presidente de Indonesia, Suharto, después de que estalló la crisis financiera y monetaria en su país, el año de 1997, pero el Fondo Monetario Internacional impuso su criterio, desestimando las recomendaciones de Hanke.

¿Qué es una "Caja de Conversión", y en qué forma se puede comparar con una platización de la economía mexicana? Procuraremos explicarlo.

En primer lugar, tengo informes en el sentido que el propio Sr. Hanke ha expresado que una moneda de plata, introducida en paralelo al peso de papel en nuestra economía, serviría los mismos propósitos que una "Caja de Conversión". Nótese que esto viene del experto en "Cajas de Conversión".

Según el Sr. Hanke, el propósito primario de una "Caja de Conversión" es privar al Banco de México de la facultad de crear moneda. Crear moneda de la nada, sea mediante su impresión, o mediante la manipulación del sistema bancario para prestar más, y así crear más saldos en cuentas de cheques, es inflación del circulante. El Banco de México hace esto, para que el gobierno tenga fondos con qué pagar cuentas cuando no alcanzan los impuestos. La "Caja de Conversión" elimina esta facultad del Banco de México. Corta la creación de pesos, de cuajo. La "Caja de Conversión" sustituye al Banco de México.

¿Cómo funciona una "Caja de Conversión"?

Se crea una institución – preferiblemente fuera del territorio mexicano, fuera del control oficial – y en esa institución el Banco de México deposita valores (bonos del gobierno de los E.U.) en cantidad suficiente para cubrir absolutamente toda la masa monetaria (billetes y monedas) que actualmente circula, al 100% o un poco más.

A cambio de los valores depositados, la "Caja de Conversión" emite billetes similares pero distintos a los que actualmente usamos, que llamaremos Pesos Caja de Conversión (PCM). Estos PCM son inmediatamente convertibles a tasa fija, a dólares americanos, a elección de sus dueños. El proceso mediante el cual se cambian los pesos actuales, por PCM, resulta complicado de explicar pero lo que importa es el resultado final: en México la moneda se convierte en dólares disfrazados de monedas y billetes mexicanos, con la ventaja de que desaparece la duda respecto a su valor: valdrán, sin lugar a dudas, exactamente y para siempre, una cantidad fija de dólares. Si la tasa seleccionada, es de 10:1, entonces 10 PCM valen un dólar, y punto.

Si hay un superavit de exportaciones, habrá entonces un aumento en valores en la "Caja de Conversión", y habrá entonces un incremento en los PCM en circulación. Si hay un déficit de exportaciones, habrá una disminución en valores en la "Caja de Conversión", y una contracción en el monto de PCM en circulación.

La "Caja de Conversión" tiene sus ventajas, sin duda. Principalmente, tiene la ventaja que el monto de nuestro dinero en circulación queda a salvo de las manipulaciones del Banco de México, el responsable directo de nuestras inflaciones y devaluaciones en este siglo.

Pero tiene otros serios inconvenientes, tanto políticos como económicos. Como México parece estar deslizándose aceleradamente hacia la "Caja de Conversión", conviene examinarlos.

La propuesta de "platizar" la economía, serviría todos los propósitos de una "Caja de Conversión", sin sus inconvenientes políticos y económicos. El propio señor Hanke, en su libro sobre "Cajas de Conversión" menciona casos en los cuales han circulado los metales preciosos en paralelo con la moneda emitida por el Banco Central. El efecto ha sido benéfico, y no ha causado problemas. El señor Hanke también menciona que la labor de la "Caja de Conversión" puede llevarse a cabo en paralelo con la emisión de moneda por el Banco Central, y que la emisión de la moneda nueva de la "Caja de Conversión" puede ser paulatina, y no completa en una sola operación. Concuerdan perfectamente sus observaciones, con nuestras propuestas de platizar paulatinamente, y en paralelo, la economía mexicana.

II

La introducción de una moneda de plata de curso legal, en forma paralela y paulatina, cumple plenamente el objetivo primario de la "Caja de Conversión", que es: privar al Banco de México, de la posibilidad de aumentar el circulante para sufragar gastos gubernamentales, la principal causa de inestabilidad monetaria (inflación). La plata no puede inventarse; es producto de la industria minera, no del Banco de México. Si adoptamos la "Caja Conversión", habremos cancelado al Banco de México, pero nos habremos entregado a los vaivenes de la Reserva Federal.

La "Caja de Conversión" nos liga absolutamente al dólar, a las circunstancias de la economía en la cual se fabrica el dólar, y a las decisiones de una institución extranjera, altamente politizada, la Reserva Federal de los E.U. Esta institución no es manejada por ángeles, es tan propensa a "inflar el circulante" como el Banco de México. (En los últimos doce meses, por ejemplo, ha creado un 12% más de circulante). Otro ejemplo: en unos cuantos años, el ingreso neto al gobierno de los E.U. por concepto de cuotas de su Seguro Social, habrá desaparecido, y los gastos de Seguro Social serán muy superiores a sus ingresos, lo cual provocará necesidad de – imprimir dinero, como nosotros hemos venido haciendo.

La "Caja de Conversión" requiere de reservas en valores del gobierno de los E.U. Esto quiere decir que nos veríamos obligados a financiar, a perpetuidad, al gobierno americano que emite estos títulos de su deuda. La plata, como moneda nuestra, no requiere de reservas. Su propio valor intrínseco, imborrable, es la reserva que apoya su valor. Los PCM requieren de reservas; las monedas de plata, no requieren de reservas. ¿Es conveniente tener que subvencionar al gobierno americano, a perpetuidad, para poder tener dinero en México?

La plata la producimos nosotros; las reservas son papeles ajenos, por los cuales hay que entregar mercancías, o inclusive vender industrias o recursos estratégicos.

El valor de la plata es imperecedero, no así el valor de un dólar. El valor del dólar exhibe una tendencia secular inexorable hacia la baja, especialmente desde que dejó de ser redimible por oro. Los americanos ven con alto grado de preocupación, la erosión de sus ahorros por esta devaluación del dólar; por eso están jugando desesperadamente en la Bolsa, para ver si así logran hacer un ahorro significativo para su vejez. ¿Conviene atarnos a esta moneda?

Con los PCM, no podremos construir un edificio financiero mejor que el americano. El edificio financiero americano es frágil. En fechas recientes, la quiebra de una gran compañía dedicada a la especulación, la Long Term Capital Management, amenazó con hacer desplomarse el edificio entero de la economía americana, y llevarse de corbata a la economía mundial. Tuvo que intervenir la Reserva Federal, en forma completamente extraordinaria, para salvar la situación. No nos dejemos engañar por la aparente prosperidad americana. Los problemas que enfrenta su economía son enormes.

Actualmente, tienen un déficit de exportación colosal. Si adoptamos su moneda, nos hallaremos en el mismo barco. Las manufacturas americanas cierran sus puertas día con día. El empleo se halla concentrado cada vez más, en servicios. Las mercancías vienen de fuera. Pensemos muy bien antes de subirnos en ese barco, porque si usamos su moneda, queriendo o no, compartiremos su condición respecto al mundo.

No hay lugar para hablar de todos los inconvenientes de usar la moneda de un país vecino, cuyos objetivos históricos no han sido precisamente neutrales respecto a nuestro país. La "Caja de Conversión" fue utilizada por colonias del Imperio Británico en el siglo pasado. Concedió estabilidad a sus colonias, pero el mismo Imperio Británico era ejemplo de estabilidad y rectitud financiera, cosa que dista mucho de las actuales condiciones de los E.U. Las colonias eran áreas retrasadas, con escasa historia de organización política. México no es ni puede ser, una colonia.

En resumen, la "Caja de Conversión" logra un buen objetivo – eliminar la acción inflacionaria del Banco de México – pero viene acompañada de muchos graves inconvenientes. La introducción de la plata como moneda, en forma paralela al actual peso de papel, logra todos los objetivos de la "Caja de Conversión", sin sacrificar los intereses de México en los político y en lo económico, y con la ventaja de que anclaría nuestra economía no a la política de un país vecino que codicia nuestros recursos, sino a una moneda de valor permanente, que resultaría la mejor moneda del mundo, con todas las ventajas que ello nos traería.

(1) Steve H. Hanke, "Russian Finance and Currency Reform", Routledge, 1993