English Portada Propuesta Artículos Noticias Documentos Videos Ligas
Noticias
Enviar
Imprimir
Tamaño de texto
10 de Mayo de 2000 , El Universal

Moneda con valor intrínseco

Arturo Damm Arnal

En estos tiempos de campañas electorales, por obra y gracia de las cuales democracia electoral ha degenerado, en más de una ocasión, en mercado electorero, hay que tomar las propuestas serias, independientemente de quién las haga. Una de estas propuestas es la que, ya desde hace un par de años, viene haciendo el empresario Hugo Salinas Price, propuesta a favor de la planta como la mejor opción para recuperar una moneda sana y fuerte, que es condición necesaria para alcanzar y mantener el crecimiento, el desarrollo y el progreso económico. Esto último, los mexicanos, lo sabemos muy bien.

Moneda débil y enferma

En México, los problemas económicos se iniciaron, en 1971, con la inflación, y mientras la inflación no se elimine seguiremos padeciendo problemas económicos.

Una y otra vez las autoridades monetarias han intentado reducir la inflación y, hasta hoy, por una u otra causa, la inflación ha repuntado, y hoy se ubica al rededor de 10% y, si bien ya no es aquella inflación superior al 50% que tuvimos en 1995, sigue siendo una inflación muy elevada que, sumada a una inflación que en los últimos 29 años ha sido, en promedio anual, de 37%, hace del peso mexicano una moneda débil y enferma, que no ayuda al crecimiento, la desarrollo y al progreso económico.

Doble reto

Así las cosas, en matera monetaria, en México, el reto es doble, Primero: eliminar la inflación y, segundo: darle a la economía mexicana una moneda sana y fuerte, para lo cual se requiere algo más (de hecho: ¡mucho más!), que eliminar la inflación. En esto último hay que insistir: una moneda sana y fuerte será el resultado de algo más que la eliminación de la inflación, y ese algo más no puede ser más que un respaldo real para la moneda mexicana, respaldo que debe ser el de algún metal preciosos, que por lógica, en México, debería ser la plata.

Respaldo.

El peso es una moneda fiduciaria, respaldada, al final de cuentas, única y exclusivamente por el dólar: en nuestra economía, hay dólares suficientes, y el peso se mantiene estable, por ,o contrario, comienzan a escasear los dólares, y el peso comienza a derrumbarse. Para todo efecto práctico el dólar es respaldado del peso. El único problema es que, al final de cuentas, el dólar es, en esencia, el mismo tipo de moneda que el peso: una moneda fiduciaria, sin ningún valor intrínseco. La única diferencia entre el peso y el dólar es el mejor manejo de su moneda han hecho las autoridades monetarias estadounidenses, manejo que, en el caso de las autoridades monetarias mexicanas, ha dejado mucho que desear, sobre todo en los últimos treinta años. Pero al final de cuentas, y en esto hay que insistir, el dólar es, en esencia, el mismo tipo de moneda que el peso: una moneda fiduciaria, sin valor intrínseco.

La propuesta de Salinas Price

Hugo Salinas Price, que en los últimos años se ha dedicado a abogar a favor del peso de plata, es decir, de una moneda con valor intrínseco, ha publicado su último libro, Más sobre la plata (Editorial Diana, 2000), en el cual afirma que “en el mundo hay 151 monedas ficticias, incluyendo el dólar y el euro, que no están ancladas a realidad alguna”. Señala que “en nuestro caso, la economía, la moneda y nuestro sistema financiero han ido perdiendo su autonomía ante la necesidad de contar con una creciente reserva de dólares para que no se colapse el valor del peso”, y apunta que “el dinero no puede ser solamente un signo”, y “que tiene que estar hecho de un metal precioso como el oro o plata, para su mayor eficacia(...), como lo demuestra la experiencia histórica”. Pero a los economistas no les interesa aprender de la historia.

El verdadero reto

La idea, pese a la enorme dificultad de muchos economistas para entenderla, es sencilla: para que el dinero se mantenga sano y fuerte debe tener un valor intrínseco, y la mejor manera de dárselo es respaldándolo con el oro y la plata. El verdadero reto en materia monetaria es el peso de plata, es decir, una moneda con valor intrínseco, que valga por sí misma, que valga por su contenido de plata.

En estos tiempos de promesas para mejorar, son propuestas como la de Hugo Salinas Price, a favor del peso de plata, las que deben llamar la atención de los candidatos a la Presidencia de la República, sobre todo si estos realmente están comprometidos con cambios de fondo y para bien, lo cual nos lleva a la última pregunta de este comentario: ¿cuál de los candidatos conoce y entiende la propuesta a favor del peso de plata?

Primer caso

Cuando uno aboga a favor del peso de plata se escuchan comentarios que expresan, por lo menos, dudas con relación al peso de plata: a mucha gente la resulta muy difícil concebir un sistema monetario que no lo sea actual, basado en los bancos centrales y en el dinero fiduciario. Así la cosas, lo primero que hay que hacer es convencer a la gente de la ventajas del peso de plata, para lo cual se puede comenzar por señalar las desventajas del dinero fiduciario, que se muestran, de manera principal, en los niveles de inflación que se han alcanzado, 37% de inflación promedio anual en los últimos veintinueve años, lo cual se ha traducido en una enorme pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero. El primer paso para mostrar las ventajas del peso de plata es mostrar las desventajas del dinero fiduciario, dinero respaldo, suponiendo que sea el caso, única y exclusivamente por la honestidad y la eficacia de las autoridades monetarias.

Segundo paso

Una segunda manera de entender las ventajas del peso de plata consiste en realizar el siguiente ejercicio de lo que podemos llamar economía ficción. Suponga usted, en primer lugar, que se la brindan la posibilidad de congelarlo a lo largo de cien años, y que la acepta, de tal manera que se le descongelará(volverá a la vida), a principios del siglo XXII. Suponga usted, en segundo término, que le dan a escoger, desde hoy, entre monedas, para que se realicen sus transacciones dentro de cien años. Esas tres monedas son el peso mexicano, el dólar estadounidense y alguna moneda de oro o plata, es decir, dinero con valor intrínseco.

¿El peso?

¿Cuál moneda escogería usted, hoy, para usarla como medio de cambio dentro de cien años? ¿El peso mexicano? Probablemente no, y ello por una razón muy sencilla, que tiene que ver con la historia del peso en los últimos cien años, historia que se sintetiza bien en el comportamiento del tipo de cambio: en 1920 el tipo de cambio era de 2 viejos pesos con 1 centavo por dólar; hoy, centavos más centavos menos, es de 9 mil 500 viejos pesos por dólar, lo cual implica una devolución, en los últimos ochenta años, del 472 mil 537%. La historia del peso a lo largo del siglo XX, historia de constante pérdida en su poder adquisitivo, no aconseja escogerlo como moneda para llevar a cabo transacciones dentro de cien años.

Entonces, ¿ habrá que escoger al dólar? Sin duda alguna que el dólar ha tenido un mejor desempeño que el peso en las ultimas décadas, gracias, fundamentalmente, a la mayor honestidad y eficacia de las autoridades monetarias estadounidenses, comparadas con la honestidad y eficacia de las autoridades monetarias mexicanas.

Pero, al final de cuentas, el dólar estadounidense adolece del mismo mal que aqueja al peso mexicano: es una moneda fiduciaria, sin ningún valor intrínseco, razón por la cual se ve expuesta a los mismos peligros que han acosado al peso mexicano, sobre todo, en las últimas tres décadas. Basta y sobra que las autoridades monetarias estadounidenses pierdan su honestidad y eficacia para que el dólar comience a perder poder adquisitivo. Todo lo anterior quiere decir que el dólar no es la mejor opción.

Lo correcto

Entonces, ¿cuál es la mejor elección? Sin duda alguna que es el peso de plata, no porque sea peso, sino porque es de plata, es decir: porque es una moneda con valor intrínseco, que depende de su contenido de plata, y como debe ser, y no de las buenas o malas políticas monetarias del gobierno. Por último esta reflexión: si a la larga conviene que circule dinero con calor intrínseco, ¿ por qué esperar cien años ( los mismos de nuestro ejercicio de economía ficción), para tenerlo?

Conclusión

En estos tiempos de promesa para mejorar, son propuestas como la de Hugo Salinas Price, a favor del peso de plata, las que deben llamar la atención de los candidatos a la Presidencia de la República, sobre todo si estos realmente están comprometidos con cambios de fondo y para bien, lo cual nos lleva a la última pregunta de este comentario: ¿ cuál de los candidatos conoce y entiende la propuesta a favor del peso de plata?
<<Noticia anterior Todas las Noticias Noticia siguiente>>
 
. Búsqueda de Artículos
. Búsqueda por Autor
 
. Suscríbete al Boletín
Recibe en tu correo las últimas noticias, artículos o eventos...
E-mail:
Nombre:
.
Hugo Salinas Price, World Riba Conference, Kuala Lumpur, Malaysia, Nov. 26, 2012.
Hugo Salinas Price, World Riba Conference, Kuala Lumpur, Malaysia, Nov. 26, 2012.
AMW
Mexicanos famosos a favor de la moneda de plata
historia
temas
VISITANTE
11731283
.

banner banner banner banner banner

Derechos Reservados Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C., 2007